Fotografias

Sígue Fotografias en las redes sociales

La estructura social en el elefante

Animales - Fotografias

16/07/16

El elefante un animal gregario

Los elefantes son animales gregarios y la unidad social está constituida por la familia, formada por una hembra adulta y sus crías de edades distintas. Varias de estas familias se reúnen y forman rebaños que oscilan en número entre los quince y los treinta individuos; los miembros de los rebaños suelen estar emparentados y siempre son conducidos por una hembra adulta, la matriarca. También se pueden unir varios rebaños y entonces se forman manadas de hasta mil individuos.

Los machos

Los machos permanecen dentro de la manada mientras son inmaduros, pero luego se separan y viven en solitario, en parejas o en grupos pequeños, aunque nunca se alejan por completo del grupo matriarcal. Los rebaños del elefante asiático están formados por las hembras, las crías, los jóvenes inmaduros y un macho viejo (a veces, también hay un macho en los rebaños de la especie africana). Los movimientos del grupo están determinados por la localización de la comida y del agua; en las horas más calurosas del día permanecen inmóviles, descansando a la sombra, y cuando llega el atardecer, comienzan a moverse en busca de alimento. También aprovechan las primeras horas de la mañana y la noche para comer.

La reproducción del elefante

La hembra del elefante entra en celo en cualquier época del año, y cuando esto ocurre se separa del rebaño acompañada de un macho, aunque durante el tiempo que es receptiva (entre 24 y 48 horas), se pueden unir a la pareja algunos machos más.

Estructura social de los elefantes. Encarta

Al principio habrá alguna pelea entre ellos, pero tarde o temprano uno se impondrá y se quedará con la hembra. El periodo de gestación dura entre 21 y 22 meses, y la hembra pare por lo general una sola cría, la cual es capaz de seguir al rebaño a los pocos días de nacer. La cría tomará la leche de las dos mamas que tiene su madre situadas justo detrás de las patas delanteras durante un periodo de tiempo que oscila entre los dos y los cinco años. Las crías son muy vulnerables a los ataques de los depredadores (sobre todo leopardos y tigres) y muchas mueren antes de cumplir un año de edad. La hembra del elefante pare entre cinco y doce crías a lo largo de toda su vida.

Aunque el elefante africano puede ser domesticado, el elefante asiático se ha convertido en un leal colaborador del ser humano.

La domesticación del elefante

Los elefantes asiáticos todavía se utilizan en las explotaciones madereras, y probablemente ya trabajaban con el hombre en el año 2000 a.C. Alejandro III el Magno los empleó en el año 326 a.C. en sus campañas militares, y 37 elefantes acompañaron al general cartaginés Aníbal y su ejército en su travesía de los Alpes en el año 218 a.C. Como los elefantes en cautividad no suelen reproducirse, es necesario capturarlos en estado salvaje y para ello un grupo de hombres los asustan hasta conducirlos hacia una trampa a modo de corral; también utilizan varios ejemplares de elefantes ya domesticados y uno o varios cornacas (mahouts), que son los cuidadores encargados de atenderlos y adiestrarlos.

Hay otra modalidad de captura que consiste en atrapar a una cría para poder capturar al adulto, pero es menos frecuente que la anterior. En este caso, a la cría se le asigna un cuidador con el que permanecerá durante toda su vida; empezará a adiestrarlo cuando el animal tenga catorce años de edad y estará capacitado para trabajar cuando cumpla los veinticinco. © Elefante - y Encarta.