Fotografias
Imagenes Vietnam
Los elefantes africanos y asiáticos
Fotografias Animales

El elefante asiático tiene la frente abombada, el lomo arqueado, las orejas pequeñas en comparación con la cabeza, y los colmillos sólo están presentes en el macho. Por el contrario, el elefante africano es más alto, las orejas son más grandes (pueden medir 1,5 m de largo), y los dos sexos tienen colmillos. Ambas especies tienen cinco uñas en las patas delanteras, pero en las traseras el elefante africano tiene tres y el asiático cuatro. Además, presentan las diferencias ya mencionadas de los labios de la trompa y la morfología de los molares.

A pesar del tamaño y del peso de los elefantes, que en la especie africana alcanza hasta unos 7.000 kg y en la asiática hasta unos 5.000, estos animales son ágiles y silenciosos al caminar. Sus extremidades se han engrosado para poder sostener el cuerpo y moverlo; las patas terminan en una especie de almohadilla formada por tejido adiposo que engloba a los cinco dedos, y que presenta cierta movilidad. Esta estructura está formada por un epitelio rugoso y grueso que se agarra y se adapta perfectamente a las desigualdades del terreno. El elefante alcanza en una marcha normal una velocidad de unos 6,4 km/h y cuando carga contra un enemigo o huye puede llegar a los 40 km/h. El elefante es incapaz de galopar o de saltar; sin embargo, es un nadador excelente y atraviesa ríos y lagos relativamente anchos sin cansancio aparente.

Diferencias entre el elefante asiático y el africano
Diferencias entre el elefante asiático y el africano
Es probable que el elefante africano utilice sus orejas tanto para ventilarse como para hacer señales visuales a otros individuos, pero sobre todo las usa para oír y detectar la presencia de cualquier enemigo. En la década de 1980, se comprobó por primera vez que los elefantes emitían con sus trompas una serie de sonidos que no eran audibles por el ser humano. Estos sonidos de baja frecuencia se propagan muy bien por el aire y son perfectamente captados por el animal; es muy probable que le sirvan para comunicarse con sus congéneres lejanos. La visión es pobre y los ojos son pequeños. El olfato está muy desarrollado y la trompa es con diferencia el órgano más sensible; con ella el animal puede captar cualquier tipo de olor, tanto en el aire como en el suelo. "Elefante" Enciclopedia Microsoft® Encarta® Online 2009