Fotografias
Imagenes Vietnam
Monumentos romanos que deben visitarse
Fotografias de Italia

Roma, que ha sido desde hace mucho una de las principales ciudades de Europa, es hoy un incomparable depósito de monumentos de todas las épocas, desde la era etrusca hasta los tiempos modernos. Los orígenes de la historia de Roma, bajo la monarquía etrusca y el periodo republicano, están representados por algunas reliquias, pero el legado del periodo imperial es muy amplio. Los monumentos romanos engloban desde el Panteón (fundado en el 27 a.C., reconstruido entre el 118 y el 128 d.C.), casi en perfecto estado y considerado uno de los más bellos templos supervivientes de la antigüedad, hasta el impresionante —aunque parcialmente en ruinas— Coliseo (70-82 d.C.), inmenso anfiteatro escenario de luchas entre gladiadores y otros espectáculos.

Los monumentos de la ciudad de Roma
Los monumentos de la ciudad de Roma

En Roma se pueden ver las antiguas murallas de la ciudad, los arcos del triunfo, las estupendas plazas y los numerosos palacios e iglesias. Destacan, entre las obras arquitectónicas, el Foro romano y el Foro imperial, antiguos centros comerciales y religiosos; las termas de Caracalla, construidas alrededor del 217 d.C. y hoy utilizadas como escenarios de la ópera estival; las catacumbas, antiguos túneles bajo tierra donde los primeros cristianos practicaban su religión y eran enterrados; y el castillo de Sant’Angelo, construido como mausoleo del emperador romano Adriano y transformado en fortaleza durante la edad media.

Los monumentos de la ciudad de Roma. Foto E. Buchot

La basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, fue fundada en el siglo IV y reconstruida en los siglos XVII y XVIII; la basílica de San Pablo Extramuros se levantó en el siglo IV y se reconstruyó después de que un incendio la devastara en 1823; y la basílica de San Pedro ad Vincula, fundada en el siglo V, se reedificó en el siglo XV y contiene el Moisés, la famosa estatua de Miguel Ángel. Otros puntos de interés histórico son la Piazza del Campidoglio, en la que hay una estatua de bronce del emperador Marco Aurelio terminada en el siglo II d.C.; la plaza Navona, con tres fuentes, una de las cuales es la famosa fuente de los Cuatro Ríos, realizada por el escultor italiano Gian Lorenzo Bernini; la Fontana di Trevi, una fuente barroca del siglo XVIII en la que tradicionalmente los turistas arrojan monedas y formulan deseos; y la plaza de España, donde se asciende por una escalinata, construida en el siglo XVIII, hasta la Trinidad de los Montes, una iglesia del siglo XV. Quizá las más bellas obras de tiempos no tan remotos son los edificios construidos en 1960 para la celebración de los Juegos Olímpicos, algunos de los cuales fueron diseñados por uno de los principales arquitectos italianos contemporáneos, Pier Luigi Nervi.

Los museos de la ciudad muestran todos los aspectos del arte y la ciencia y se encuentran entre los más prestigiosos del mundo. La más antigua colección de arte romano, que alberga el Museo Capitolino, data del año 1471 y se compone de excepcionales antigüedades. Otros museos destacados son: el Museo Nacional de Villa Giulia, que encierra una notable colección de arte romano y etrusco, ubicado en la casa de campo del papa Julio III, de mediados del siglo XVI; la Galería Borghese, un museo de pintura y escultura acogido en un palacio de principios del siglo XVII; y el Museo Nacional Romano, diseñado por Miguel Ángel, que expone esculturas griegas y romanas entre las que sobresalen la Colección Ludovisi. También en otros palacios de la ciudad se pueden ver colecciones importantes de arte y piezas decorativas, como en el palacio Farnesio, construido entre 1514 y 1589; en el palacio de Venecia, de mediados del siglo XV, con una notable colección de pequeños bronces del renacimiento; el palacio Barberini, un palacio barroco del siglo XVII que alberga una excepcional pinacoteca; y el palacio de los Conservadores, donde se encuentra la famosa escultura realizada en bronce, de la Loba capitolina, que evoca la leyenda sobre la fundación de la ciudad por Rómulo y Remo.

Roma ha sido un asentamiento urbano durante más de 2.000 años y, aunque los monumentos de todas las épocas aún se conservan, debido al destructivo impacto de la contaminación y a la vibración causada por el denso tráfico, los esfuerzos por preservarlos aumentan gradualmente. El centro histórico, los bienes de la Santa Sede situados en la ciudad, y la basílica de San Pablo Extramuros fueron declarados, en 1980, Patrimonio cultural de la Humanidad.

"Roma," Enciclopedia Microsoft® Encarta® Online 2008
http://es.encarta.msn.com © 1997-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.